¿Signos de unidad?/ Gustavo Guerra García

El pacto entre Fujimori y Kuczynski en relación al indulto ha tenido un impacto importante sobre las izquierdas y el progresismo. El indulto otorgado como un pacto político perdió su sentido humanitario y ha dolido más pues le arrebató la navidad al progresismo y ha dejado un intenso sabor a traición para amplios sectores.

El indulto y las inaceptables relaciones de PPK con Odebrecht, no solo le han dado a las izquierdas una causa por la que luchar sino que han eliminado muchas de las diferencias tácticas que dificultaban que las diversas organizaciones se pongan de acuerdo para actuar.

Hoy las izquierdas están sólidamente de acuerdo en que PPK debe renunciar, en que el indulto debe ser revertido, en que debe recortarse el mandato de los congresistas y que deben adelantarse las elecciones generales de presidente y congresistas.

El conflicto entre, por un lado, los denominados abuelos de la nada y, del otro lado, el progresismo además se está inclinando a favor de los sectores de izquierda pues el indulto va perdiendo apoyo en las encuestas desde un inicial 70-75% a alrededor de 53%.

El tema es que mientras el 53% a favor del indulto solo moviliza 7,000 personas, los activistas en contra que en las encuestas son como el 40% están movilizando entre 30,000 y 50,000 personas porque los que activan la contra están mucho más comprometidos y los que están a favor tienen una actitud más pasiva.

El Comando Nacional Unitario de Lucha (CNUL), dirigido por la CGTP es la expresión más avanzada de la unidad de acción. En dicha organización están los líderes de las principales centrales sindicales, todos los partidos políticos de izquierda, los líderes de las universidades y representantes de otras organizaciones. En el CNUL se ha acordado apoyar la movilización convocada para el martes 30 de enero por la Coordinadora de Derechos Humanos y esa será la siguiente prueba de fuego de la unidad social del espacio izquierdista-progresista. Pero también a nivel interpartidario hay avances unitarios. Juntos por el Perú y Nuevo Perú tuvieron una auspiciosa reunión para evaluar la coyuntura y analizar posibles acciones conjuntas. Democracia Directa y Nuevo Perú se han reunido en Cajamarca para acordar acciones para reformar la Constitución y Perú Libre, Nuevo Perú y Juntos por el Perú han logrado concordar un pronunciamiento en relación a la coyuntura por primera vez.

El gran desafío de la izquierda es convertirse en alternativa de gobierno y de poder en serio, sobre todo considerando que el movimiento social se está movilizando por nuevas elecciones y sería trágico que se pidan elecciones adelantadas y que, al no construir una alternativa, terminemos todos con Keiko Fujimori de presidenta. En ese sentido, el 2018 es la primera etapa de la confrontación por el poder y la antesala del escenario de adelanto de elecciones. Hasta el 11 de marzo hay plazo para tener alianzas entre las organizaciones políticas de izquierda. Aún hay tiempo. Pronto podremos analizar si la unidad de acción en las calles puede desencadenar una unidad programática que sostenga y desarrolle la unidad del campo social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: