Más allá de la multipolaridad. Un nuevo horizonte para la política inter-nacional de las izquierdas/ Eduardo Gonzalez-Cueva

Uno de los temas fundamentales para la izquierda en el terreno de las relaciones internacionales es aclarar cuál es el horizonte al que se apunta. Esta puede ser una discusión muy productiva y necesaria para posicionarnos de mejor manera en un escenario tan complejo como el internacional pero también para definir mejor nuestras propias posiciones a nivel nacional.

Mi lectura es que hay que salir de la dicotomía “Unipolaridad vs. Multipolaridad” y hay que afirmar una visión que rechaza los “polos”, y afirma, por el contrario, el derecho internacional como la única garantía de un orden justo y equitativo. Creo que deberíamos ser críticos de la noción de “multipolaridad” por las siguientes razones:

1. Es una lógica que acepta como incambiable la existencia de “polos”, esto es, de nodos de interés que proyectan poder militar, económico y cultural en competencia con otros polos y poderes. En esa lógica, si el mundo actual es “unipolar” (por un dominio del imperialismo estadunidense) la alternativa es la “multipolaridad”, que se imagina de diversas formas, como la emergencia de los BRICS en un mismo plano. Se asume que esa presencia múltiple resultara en una situación mejor.

2. Pero así como la unipolaridad tiene el costo de crear un estado policía imperial, la multipolaridad tiene el costo de crear varios estados policía en una situación de permanente carrera armamentista y hegemonista. La fluidez de las situaciones “multipolares” ha generado algunas de las guerras más catastróficas de la historia, empezando por las guerras europeas del siglo XIX y XX.

Algunos de los escenarios de grave peligro “multipolar” son los siguientes (y están en ascenso por el aislacionismo y retirada del “unipoder” EEUU)

a. La tensión India-China en el corazón del Asia, que está generando una escalada militar que la media occidental ha cubierto muy poco.
http://www.scmp.com/news/china/diplomacy-defence/article/2124528/why-india-and-chinas-border-disputes-are-so-difficult

b. El conflicto en el mar de China con todos los países de la región: Corea, Japón, Filipinas, Indonesia, Vietnam. Con China en la capacidad antes impensable de crear nuevas islas para afirmar fronteras maritimas, y abrir el paso a su nueva y poderosa flota de altura, capaz de proyectar poder en todo el Pacifico.
http://www.dw.com/en/china-keeps-building-infrastructure-on-disputed-islands-in-south-china-sea/a-41805980
https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-05-31/china-s-growing-naval-might-challenges-u-s-supremacy-in-asia

c. La ambigua relacion Rusia-Turquia, que ha cambiado violentamente en Siria, pasando por etapas alternadas de enfrentamiento y cooperación, con áreas de competencia en los Balcanes, el Levante y el Caucaso.
https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2017/10/04/the-serpentine-trajectory-of-turkish-russian-relations/

d. El nuevo poder nuclear en el Extremo Oriente, con la adquisición de tecnología balística por parte del regimen norcoreano, creando tensiones no solo con EEUU, sino (y esto es lo fundamental) con China.

e. El conflicto Chia-Suni en Medio Oriente, entre los gigantes Irán y Arabia Saudita, librado en por lo menos 4 escenarios regionales: Líbano, Siria, Irak, Yemen, y con amenazas en todos los estados del Golfo.

3. EEUU, desde la administración Obama y más con la de Trump, está optando por la retirada de varios escenarios, lo que incluye saltos tecnológicos (como la explotación de arenas bituminosas y el fracking) que le permiten la independencia energética y el hundimiento de los precios de la commodity fundamental: el petróleo. Nunca ha producido los EEUU más petróleo que hoy, con 10 millones de barriles diarios.
https://www.eia.gov/dnav/pet/hist/LeafHandler.ashx?n=PET&s=WCRFPUS2&f=W

La idea de que EEUU, en retirada de los otros escenarios, busca reinventar la doctrina Monroe necesita discutirse más. La verdad es que esto no es en absoluto claro. Trump está renegociando el NAFTA, sin que le importen las consecuencias para los sectores de su economía hoy estrechamente vinculados a Canadá y México. El aislacionismo de este régimen es radical y, francamente, nunca visto. La asertividad de la administración Obama (ya fuera bajo Clinton o Kerry como secretarios de estado) era mucho mas clara.

En cualquier caso, y para no hartar a los lectores, creo que hay que salir del esquema “Unipolaridad-Multipolaridad” y afirmar que la única posición democrática, racional y conducente al socialismo es la de no-polaridad: esto es, la afirmación de un orden internacional basado en las leyes: en los derechos humanos y en la cooperación, con responsabilidades de todos los países para alcanzar objetivos de toda la humanidad. Eso implica, en concreto: la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, la reforma de los sistemas de gobernanza financiera mundiales, el fortalecimiento de las instancias protectoras de derechos humanos mundiales, como la Corte Penal Internacional y las Cortes regionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: