El día después es hoy / Augusto Malpartida León

La crisis ha pasado de ser una crisis de baja intensidad a una crisis de alta intensidad. Vizcarra ha decidido jugarse el pellejo en esta situación y al frente tenemos a la dupla Fujimori y García también jugándose el pellejo.

Pero ni uno ni otro tienen la fuerza para producir una derrota definitiva al adversario. Y la brecha que los separa se ha hecho mayor. El fujimorismo está contra la pared y en esas condiciones no puede entrar a negociar. Necesita entrampar la situación para reubicarse y tener posibilidades de negociar.

El fujimorismo no va a dar la cuestión de confianza y se va a atrincherar en el Parlamento. Sabe que no es la salida, pero lo pone en una situación de fuerza más adecuada para iniciar negociaciones y evitar una derrota definitiva. Pero además tiene claro que dar la cuestión de confianza es una derrota que puede colocar a sus jefes en la cárcel.

Vizcarra está trabajando, como le corresponde, una salida en los marcos institucionales mientras construye una relación plebiscitaria con el pueblo. De alguna manera está “construyendo un pueblo” para llevar adelante su propuesta, que tiene que ver en lo fundamental con institucionalizar el país”, que era la tarea que se había impuesto Paniagua años atrás. Vizcarra sabe que tiene que contar con la gente en las calles para salir adelante.

¿Puede negociar Vizcarra?, muy difícil pero no imposible. Difícil porque la ola que se viene para arrasar al fujimorismo se lo puede llevar a él también. Imposible, no. Los poderes económicos deben ya estar jugando su rol, no creo que Vizcarra se haya decidido jugarse a la cuestión de confianza sin consultarles. Y estos poderes van a pensarla mil veces antes de decidirse a liquidar al fujimorismo. Tienen demasiados vasos comunicantes con la mafia. Y la receta podría ser negociar. Pero es una receta riesgosísima.

El modelo viene luego, el marco internacional ya está dando muestras de lo insostenible que resulta mantener las vigas maestras del neoliberalismo y en ese terreno ni Vizcarra ni su equipo tienen alternativas, quieren seguir apostando al piloto automático sin darse cuenta que ya ni piloto hay. Pero es la segunda fase de esta crisis.

En estos días se está jugando la política, es decir la repartición del poder, quienes quedan, quienes se van, no se está jugando el modelo económico. La táctica es para unos días, todos con el referéndum, todos contra el fujimorismo y sus aliados, ninguna negociación. El día después es hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: