El patriarcado habló en las urnas/ Aida García Naranjo Morales*

El actual proceso electoral  de Elecciones Regionales y Municipales 2018 (ERM) se dio en un marco de indiferencia y apatía,  con elevados porcentajes de una ciudadanía  que sólo tres semanas antes  no sabía por quién votar (37%) o que votaría en blanco o viciado, con un ausentismo que el 7 de Octubre llegó a la una cifra de 20% (19.52%). El proceso se caracterizó también por la participación de un número excesivo de candidatos en donde las propuestas programáticas, pasaron a un segundo plano. La proliferación de postulantes no nos sugiere sin embargo  un mayor interés por el servicio público y  la implementación de sus planes de gobiernos, pareciera más bien indicar ansias de poder y la concepción del estado como botín, apreciación  generada  por el enorme número de actuales autoridades implicadas en actos de corrupción,  por lo que no podemos dejar de señalar  que los gobiernos municipales  se encuentran  entre las instituciones mas corruptas  82.3% de  encuestados no  confían  en sus municipalidades (INEI)  abonando todo ello  en la disminución del interés por el proceso electoral, aun no culminado en tanto solo 9 regiones han definido sus autoridades y 16 irán a una 2 vuelta en donde recién tendremos los resultados nacionales generales

2018: El contexto  de un año “turbulento”

El año 2018 transcurrió  en   un contexto de agregación de ocurrencias políticas, sin precedentes,  entre ellas : el primer intento de vacancia “express”, el indulto “por canje” ,  la renuncia presidencial previa a un segundo intento de vacancia,  movilización nacional, desafueros parlamentarios , el futbol como factor distractor ,la denominada “ley mordaza”, la desestabilización del Poder Judicial y Ministerio Publico  provocado por  los audios “de la vergüenza”, que revelaron  la existencia de redes delincuenciales en la administración de justicia, la convocatoria presidencial  a Referendum  para consultar a la ciudadanía sobre las reformas políticas y judiciales, la cuestión de confianza planteada por el ejecutivo , la destitución de Jueces Supremos por delitos de corrupción    y la destitución de los ex miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, la revocatoria del indulto ilegal e inmoral a Alberto Fujimori, así como la sensación de un país en desorden, e imprevisible, en un año  que se ha dado en llamar el “turbulento año 2018”. Todo ello resto  protagonismo a la campaña , a lo que  hay que sumar la debilidad de los actores políticos  e institucionales en general , generando  en conjunto una sensación de inestabilidad  sin salidas  más claras  a la crisis aún  abierta

 La data nacional y la de género

De acuerdo a las cifras de los organismos electorales la población total de electoras / es  de 23´575,001 de los cuales las mujeres constituimos el 50.19% de ese total (11´732,831) constituyéndonos en la primera mayoría nacional de votantes, es importante también señalar que según el irregular censo del INEI 2017 , las mujeres somos  14´931,123 peruanas (50.8%), sin embargo en el ámbito de la representación política  se mostraron brechas  enormemente desiguales; desde las oportunidades y no solo  en los resultados, no habiendo logrado (ni de lejos) un equilibrio en la representación en los altos cargos de poder decisorio, que refuerza el poder patriarcal.

Avizoraba con anterioridad,  a los actuales reportes electorales,  (aun parciales ),  que los resultados en cifras nos serian adversos dado que según los datos del JNE  para el cargo de gobernadora eran  32 mujeres frente a un total de 368 candidaturas (8.7%); a nivel de las alcaldías provinciales 181 mujeres de un total 1996 postulantes (9.9%)  y a nivel distrital las cifras fueron de 946 representantes femeninas  (8.2%) de un total de 11,470 postulaciones.  Ya esta pobre data de opciones expresaba la grave limitación de las mujeres  para participar en igualdad de oportunidades desde la toma de decisiones y en la cúspide del poder.

Estamos  ante un problema central  y grave dado que las cuotas electorales no son exigibles en los altos cargos de poder decisorio y de carácter ejecutivo en tanto no hay cuota en el orden horizontal en las cabezas de listas. Con lo cual la oportunidad de participar se ubicó por debajo del 10% en los tres ámbitos (regional, provincial y distrital)

Sin embargo, a nivel de presencia  femenina en  la base de la pirámide del poder, mas no en el vértice, el total de mujeres que participan como candidatas a consejeras, accesitarias,   regidoras provinciales y distritales representó en esta oportunidad el 39.5 % del total de candidatos para dichos cargos(JNE, 2018. Mujeres candidatas) Cifra sin precedentes  en contiendas electorales previas (44,915)

Nuevamente y otra  vez, lo que ha ocurrido  es lo que popularmente  se llama “sacada de vuelta”. Muchos partidos  y organizaciones  inscritas están aprendiendo  a “cumplir formalmente la ley”  e incumplirla  en forma práctica y en su naturaleza. Esto estaba  a la vista cuando  se revisaba las listas cerradas y bloqueadas   a consejeros  y regidores, en los que las mujeres fueron colocadas  en los lugares más desfavorables, donde no tenían oportunidad de  elección.  En general en el tercio inferior se cumplía con la cuota del 30% , pero se burlaba su  verdadero objetivo  que era  ampliar  la representación de las mujeres. El remate  ha sido  el pobrísimo resultado de las ganadoras   provinciales  y que se repite  en el caso de los distritos

En estas elecciones participaron 113,673 candidatos de los cuales solo 12,966 que serán elegidos, cuando  se cierre todo el proceso (Diciembre del 2018)

El 7 de octubre se elegía :25 gobernadores regionales, 25 vice gobernadores , 328 consejeros regionales , 196  alcaldes provinciales , 1,764 regidores provinciales, 1,678 alcaldes distritales y más de 8,000 regidores distritales. La prensa mostro diferentes estadísticas ignorando  las elecciones complementarias.

Por primera vez votaban un 1´560,075 ciudadanas/os que incluían los 525,790 de jóvenes que cumplieron 18 años entre el día del cierre del padrón electoral y la fecha de los comicios.

Como tecnología se extendió el Voto Electrónico Presencial VEP 1-729,028 en un Sistema de Escrutinio Automatizado de 850,090 electores hábiles. El voto convencional ascendió a 20´787,993

Un 2018 con tendencia regresiva

En relación a la participación Política femenina y la toma de decisiones debemos señalar pese a que el voto femenino fue conquistado, luego de diversos intentos previos (1930 / 1933 ), el 7 de setiembre de 1955 mediante la Ley Nº 12.391 y posteriormente la cuota de género fue promulgada el 1 de octubre del 2007 mediante la Ley Nº 12.685 con la modificatoria de la Ley Orgánica de Elecciones (LOE) y su modificatoria al artículo 116 que establece los criterios para la elección de cargos en un número no menor al 25% para hombres o mujeres y posteriormente en el 2002,  fue ampliada al 30%, posterior a ello también fue promulgada el 1 de noviembre del 2003 la Ley de Partidos en cuyo artículo 26 está referido a la participación de mujeres y hombres de un número no inferior al 30% de los candidatos; los resultados sin embargo al 2018  muestran una tendencia regresiva, dada la infra representación de las mujeres en los altos cargos de poder decisorio como gobernadoras y/o alcaldesas. Debemos señalar que estas últimas elecciones regionales y municipales de octubre 2018, cuyo ejercicio se proyecta del 2019 al 2022,  deben habernos puesto en cambio en una de las más regresivas estadísticas sobre igualdad política. Si las comparamos con el período 2010/2014 y los anteriores (2002).

Las mujeres están cada vez más presentes en la base de la pirámide de la participación política y no así en el vértice del poder de esa representación. La cuota de género del 30% muestra así su agotamiento demandando un cambio de estrategia, la de  insistir el Referéndum convocado para el 9 de Diciembre el insistir en la demanda de Paridad, Alternancia, Sanción al Acoso Político y Cuota (cupo) para las poblaciones indígenas y afrodescendientes. Votaremos por el NO  en la pregunta sobre la Bicameralidad, por esta grave ausencia,  no porque se haya cambiado la naturaleza original de la propuesta sino porque el tema de paridad y alternancia han sido excluidos de la propuesta (y también por el cambio hecho en el tema de la cuestión de confianza).

Efectivamente, como para ratificar que el proceso de cambios sigue rutas contradictorias y regresivas; y que estamos muy lejos de haber ganado la batalla por la mayor participación de las mujeres en los cargos decisivos de representación y  es que ninguna  mujer ha sido elegida para alguna presidencia regional ubicándonos por detrás de los periodos precedentes como ya ha sido señalado. En Arequipa había una gobernadora regional (4%)y habían cuatro mujeres en ese cargo, (16%) de acuerdo con el resultado del 2002. Han alcanzado el sillón de alcaldesa en las 196 provincias: sólo 8 alcaldesas provinciales (4%)  y   81 alcaldesas distritales de 1,874 distritos (4%).Estas cifras no serán modificadas en la segunda vuelta electoral ya que ninguna mujer ha pasado a la segunda vuelta para disputar una gobernación.  La infra representación de las mujeres es un problema porque es un indicador de la mala calidad de la democracia y de la falta de legitimidad de las instituciones políticas. (Bustelo y Lombardo 2006 p 124).

Esta caída tan pronunciada  no puede tener  otra explicación  que : la desmotivación de las propias mujeres , como consecuencia del acoso político  o la violencia de género y  una mirada de la política en la esfera pública con hegemonía patriarcal , no podemos sin embargo dejar de señalar otros problemas tales como la  despolitización  y desarticulación   de las organizaciones  femeninas y la casi nula disputa por el poder, la persistencia  del enfoque de anti partidario  entre muchas mujeres  como consecuencia  de un ciclo de antipolitica , crisis de participación  y ausencia de democracia  interna en los partidos políticos así como la falta de vigilancia  y de presión  de las organizaciones  que luchamos  contra la  desigualdad  y la discriminación  , que  conquistamos  la cuota de género  en 1997 , que ayudo  a establecer  condiciones más equitativas  de competencia, hoy en su fase regresiva

Hay   tareas políticas prioritarias  seguramente entre muchas otras  que se desprenden  de lo que acaba de pasar de los actuales resultados.

En primer lugar insistir  que  la reforma judicial y electoral  que se someterá a Referéndum el 9 de diciembre que incorpore : el criterio de paridad y alternancia  en la aplicación de la dimensión  de género  y que avance  así en  afirmar   una democracia   paritaria  con  un representación  por mitades  que refleje  lo que ocurre  en la vida de  las mujeres que  somos la mitad de  los representados  para avanzar así a una efectiva representación democrática de la sociedad. En la pregunta sobre Bicaramindad votaremos por el NO.  Asimismo  requerimos un mayor  esfuerzo  educativo , para empezar, el de la incorporación del Enfoque de Igualdad  de Género en las escuelas de todo el país, y también entre los partidos  nacionales,  movimientos regionales  y organizaciones distritales, sobre democracia  de género  y  a la población  para que respaldemos  a las mejores  candidatas mujeres  y a los jóvenes que  ingresen a hacer política en los partidos.

En segundo  lugar debemos  conseguir formular  , e implementar el segundo PLANING 2018 -2022  con carácter transversal y aprobar  los  Planes Regionales de Igualdad de Genero     Finalmente  hay que fortalecer  las instancias de participación ciudadana , que son  la prueba viva  que la democratización  se ha convertido  en una corriente  de demanda incontenible  en las bases,  no obstante  los obstáculos  y retrocesos  que se presentan  en otros niveles. Los impulsos de abajo  no van a  poder ser revertidos . Ahora toca  reclamar  que todos esos organismos  se constituyan  paritariamente , con legitimidad  , representatividad  y con carácter vinculante en los Consejos  de Coordinación Locales,  (CCL) y Regionales (CCR) que participan  y vigilan  la gestión  de los gobiernos  regionales  y las municipalidades.

También en la elaboración de los presupuestos  participativos  que deben  recoger  criterios  de género  y en los Comités  de Vigilancia Ciudadana   para el control  de la ejecución  de los presupuestos . Son espacios plenos  de entusiasmo y de mujeres que vienen  renovando la política nacional y local

La Reforma Política  sin  paridad  será un retroceso para la democracia.

Al final de todo, el Patriarcado no le permitió al país una nueva oportunidad para fortalecer la democracia paritaria y  así lo expreso en las urnas

 *Ex Ministra de la Mujer y Desarrollo Social

Magister  en Políticas Públicas  de Igualdad y Género. FLACSO Uruguay  (México  2013-2015). Integrante del Consejo Consultivo de la Presidencia del Poder Judicial (2018)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: